FAADUDP

Historiadora cultural Celeste Olalquiaga dicta charla sobre ‘ruinas modernas’

La académica ofreció la conferencia “Ruinas vivientes: las extrañas vidas de las ruinas modernas”.

Buscando crear un espacio de discusión académica que involucre la participación de los estudiantes, la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño (FAAD) de la Universidad Diego Portales, presentó la conferencia “Ruinas vivientes: las extrañas vidas de las ruinas modernas”, a cargo de la académica Celeste Olalquiaga.

Olalquiaga es una reconocida historiadora cultural chilena que ha realizado la mayor parte de su trabajo profesional en Venezuela. Comenzó sus estudios superiores en la Universidad Andrés Bello de Caracas para posteriormente continuar sus estudios en Nueva York, donde reside actualmente.

Tras culminar sus estudios en la Universidad de Columbia en Estados Unidos, Olalquiaga, tuvo una primera aproximación a la literatura con su libro “Megalópolis: Sensibilidades culturales contemporáneos” (1992), para posteriormente publicar en 2007 “El reino artificial sobre la experiencia kitsch”.

Durante su ponencia, la especialista en rescate cultural e histórico de ciudades, se refirió a la fallida construcción de una vanguardista edificación que se emplazó en pleno centro de la ciudad venezolana de Caracas.

La idea original del llamado “Helicoide” (especie de espiral imperfecto) contemplaba la construcción de un centro comercial, una exposición de industrias, un hotel de 5 estrellas, un parque, un club de propietarios además de un séptimo nivel especialmente acondicionado como salón de espectáculos.

Sin embargo con el paso de los años muchos presidentes de Venezuela vieron por el suelo la opción de ver terminado este lujoso edificio que por problemas económicos en el país, se vio en la obligación de paralizar su construcción.

Ante esto, Olalquiaga señala que “este edificio es un emblema de las ruinas modernas, porque no logró cumplir con todas las propuestas vanguardistas que hizo en aquel tiempo. Aunque en este caso yo no hablaría de modernidad fracasada porque evidentemente hay muchas cosas en que la modernidad sí ha tenido mucho éxito, pero en este caso la promesa de la modernidad fue muy ambiciosa”.

Manifestó además que “obviamente que los costos de esta modernidad tuvo repercusiones sociales porque en los alrededores del helicoide nacieron estructuras o edificaciones informales más conocidas como rancheras, el equivalente a las llamadas poblaciones callampas acá en Chile”.

Especificó finalmente que “la utopía modernista no está mejor retratada en ningún lugar del mundo –a mi modo de ver– que allá en Caracas porque en él podemos apreciar el aspecto distópico de lo que realmente se quiso hacer y lo que realmente surgió que fue la pobreza en los barrios de Venezuela”.

En la actualidad el afamado helicoide funciona como sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), dejando atrás el deseo de muchos ex presidentes –incluyendo al fallecido Hugo Chávez – de convertir esta ostentosa edificación en un recinto que pudiera albergar actividades culturales en Venezuela.

Compartir

Acreditación Institucional